Servicios

El árbol y el espacio público

Arborea trabaja el árbol como cimiento fundamental para cambiar, mentalmente y sobre la práctica, de la concepción de vía pública a la de espacio público.

El árbol invita a la estancia, a la parada, al regocijo en el paseo, o al uso detenido y atento del entorno. En la medida en que el espacio público deja de ser un mero lugar de tránsito y pasa a ser un lugar de estancia, estaremos cambiando este concepto.

Donde haya un árbol útil, existe un nuevo espacio aliado de las necesidades básicas del ser humano como especie animal social, y por tanto de cualquier ciudadano, independientemente de su edad, sexo o condición.

Todos compartimos el mismo patrón biológico de partida, nacido a la sombra de los árboles africanos, aliados de los primeros homínidos que se pudieron en pie sobre la tierra.