Servicios

Caminos escolares a escala

Los recorridos escolares, regulares, repetidos durante años, merecen un trato especial por ser el paisaje cotidiano de niños y jóvenes en su periodo de formación más tierno e influyente para su construcción como adultos.

La cercanía de la vegetación refuerza el vínculo emocional de los ciudadanos, y en concreto de los niños y jóvenes, con su espacio público. Asimismo, la presencia de naturaleza introduce estímulos básicos en el desarrollo natural y completo de los infantes, que tienen que ver con el descubrimiento de sus capacidades sensoriales, y su potencial curiosidad y capacidad de observación.

Los caminos escolares podrían ser mucho más atractivos mejorando las condiciones microecológicas de estos espacios, tanto a efectos de ciudadanos infantes y jóvenes, a través de la mejor climatización y embellecimiento estético posible, como a efectos de mejora de la biodiversidad y las condiciones atmosféricas particulares del lugar.