Servicios

Arboledas y clima urbano

El medio urbano, en gran medida promotor, actúa a su vez como amplificador acelerado de los efectos del cambio climático.

El empleo del árbol como amortiguador de los efectos de este proceso es criterio básico para los desarrollos de Arborea.

A pesar de que su capacidad intelectual ha permitido al Homo sapiens sapiens iniciar una evolución cultural, de la mano de la tecnología, independiente de la evolución natural a la que es sometido por las leyes naturales de la genética y la selección natural, aún se encuentra en un estadio demasiado temprano como para ignorar que ambientes nocivos perjudican tanto su salud, como su desarrollo personal y social.

En esta fase incipiente de la transformación planetaria que supone el cambio climático, comenzamos a vivir como sociedad las consecuencias del mismo sobre la comodidad, y más allá, la utilidad, de los ambientes urbanos y rurales que hemos construido para desarrollar nuestra vida cotidiana.

Los modos y costumbres que definen nuestro estilo de vida están siendo sustituidos, y en este cambio, viejos aliados de nuestra historia natural como los árboles en particular, y la vegetación en general, exponentes de una tecnología natural aún no conseguida por el Homo sapiens sapiens, son pieza importante para compensar los nuevos desequilibrios introducidos.

Arborea los conoce y utiliza para enfrentar estos desequilibrios iniciales, y hacer de nuestros espacios cotidianos lugares más habitables.